fbpx

DONÁ CON EL HIGADO es una iniciativa de responsabilidad social empresarial de Laboratorio DONOVAN WERKE, que busca apoyar a la Fundación Guatemalteca de Trasplante Hepático FUNDAHEPA y continuar su labor de apoyar y estabilizar a los pacientes con problemas hepáticos de todo tipo, así como buscar realizar el primer trasplante de hígado en Guatemala.

logo-png

¿Cómo nace FUNDAHEPA?

El 11 de julio de 2013, nuestro fundador Ernesto Morales entra en coma hepático. La única posibilidad de sobrevivir era realizarle un trasplante de hígado. Inmediatamente, sus cuatro hijos se ofrecieron para ser los donadores, pero solo María Eugenia, su hija de 22 años, era la única que reunía las condiciones.

Logra operarse en el extranjero y nuevamente recobrar las fuerzas para seguir luchando. Pero no todo quedó ahí, ya que la enfermedad de Ernesto fue el comienzo de lo que podría ser una gran historia para el país; pues en su mente no existe otra idea: Que en Guatemala se puedan realizar trasplantes de hígado accesibles. Para dicha misión constituyó el 10 de mayo de 2014, la Fundación Guatemalteca de Trasplante Hepático – FUNDAHEPA-. Actualmente se ha registrado con fines no lucrativos con el Acuerdo Ministerial No. 29-2015.

Desde entonces FUNDAHEPA tiene como misión ser una entidad con capacidad integral, para tratar a pacientes adultos y niños que padecen de enfermedades hepáticas, de manera que tengan una mejor calidad de vida concediéndoles a los que hoy se encuentran condenados, una esperanza para poder tener una reinserción productiva en la sociedad.

¿Cuál es el objetivo de la fundación?

El objetivo de FUNDAHEPA es dar un diagnóstico acertado a pacientes adultos y niños que padecen de enfermedades hepáticas a través de consultas médicas especializadas Ofrecer procedimientos médico quirúrgicos para el tratamiento y estabilización de los pacientes adultos y niños con enfermedades hepáticas. Realizar jornadas de vacunación contra el virus de la hepatitis B y C con especial atención a adolescentes y jóvenes sexualmente activos previniendo las complicaciones crónicas derivadas de estas infecciones. Y actualmente FUNDAHEPA tiene como objetivo lograr en los próximos meses el primer trasplante de hígado en el país para lo cual se ha obtenido apoyo público y privado con actividades como DONA CON EL HIGADO y la 3ra. Carrera “Ayudar es lo Príncipal”, las cuales se logran con la ayuda de empresas como DONOVAN WERKE y su productos Príncipal Forte, Príncipal R y Detox Príncipal, y empresas como Zgas, Banrural, con lo que se busca lograr este milagro de vida.

Ellas podrían ser las primeras pacientes en ser beneficiadas con trasplante de hígado

ANDREA MARTÍNEZ / Candidata a trasplante de hígado

Luego de cumplir los 15 años, Andrea Martínez Mena, en el año 2008 recibió la noticia que padecía de Hepatitis Autoinmune (que se produce cuando el sistema inmunitario, que generalmente ataca los virus, las bacterias y otros agentes patógenos, ataca el hígado.)

Su vida siguió siendo normal como la de cualquier adolescente, sus estudios, practicando deporte, pero algo no andaba bien, sus ojos y piel se fueron tornando amarillos.

Su rutina y vida diaria cambió, fue más frecuente el realizar exámenes, asistir al hospital, tomar medicamentos, así fue su vida por diez años. El padecer la enfermedad lo tomo tranquila en el primer momento, no se tenía el concepto de la dimensión de la enfermedad y lo que pasaba realmente. Físicamente no sentía nada, pero su interior algo estaba pasando. “Yo tomaba medicamentos y no sentía nada”, asegura.

En el 2017 estos cambios fueron más evidentes, la enfermedad pasó a otra etapa, se desarrolló la cirrosis. Se le prohibió hacer deportes como el futbol que le apasiona, ya no podía comer de todo, dejo de ir a estudiar y trabajar, todo era muy agotador, padecía de constantes infecciones. “Mi enfermedad no solo me afecto a mí, también a mi familia; verme a mí en mi estado, fue muy pesado”; asegura con un tono agudo.

Lo más difícil para todos fue el momento de escuchar que la única solución es un trasplante de hígado y de no hacérselo, se muere. Lo más duro es pensar: que va a morirse rápido, dejar a la familia a las personas que uno quiere. Y luego el costo que esto implica. ¿De dónde obtener el dinero para el trasplante? Pero al mismo tiempo la familia le da la fuerza a uno para salir adelante. Todos quieren ayudar y proponer soluciones.

Mi cuerpo inicio a hincharse por la retención de líquidos, caí en desnutrición, era irreconocible. El cuadro físico que provoca la enfermedad es impactante, ya no tenia fuerzas para sostener mi cuerpo. Anímicamente también afecta, ya uno no tiene ánimos de nada, mucho cansancio; el hecho de cambiar la vida de un día a otro es muy fuerte, uno puede caer en depresión, pasaba casi todo el día durmiendo

Junto a la familia se inició a buscar opciones, el animo y las ganas de verme vivir por mis seres queridos, me inyectó la fuerza necesaria para no caer en depresión. La manifestación de Dios es impresionante para no perder las esperanzas.

Buscamos opciones, otras opiniones médicas, donde obtener el dinero para el trasplante. Fue a sí como llegamos a FUNDAHEPA en el año 2018 y en cuestión de dos semanas me estabilizaron y esto fue como un milagro, desde la atención que me dieron sentí mejoría. Me dieron otra visión de la enfermedad, que no solo se trataba de un trasplante para salvar mi vida.

A partir de ahí todo cambió, me aferré a Dios, a seguir con mi enfermedad y confiar en mi familia. Uno puede pensar que no hay solución a las cosas, o decir que hasta aquí llegue y que nada funciona; pero todo llega. No aceptar mi enfermedad, es lo peor. Dios le da pruebas a uno que sabe, que puede sobre pasar, porque él sabe que puedo.

El estar ahora a las puertas de un trasplante de hígado, a finales del 2019 me hace sentir tranquila, solo me preocupo por estar bien cada día; no adelantarme, no pensar en el futuro, será voluntad de Dios. La vida es muy valiosa y se que todo saldrá bien, mientras seguiré con mi dieta, tomándome mis medicamentos para estar estabilizada, solo confío ciegamente en Dios. En julio pasado retomé mis estudios en la universidad, ya tengo ganas de vivir y seguir adelante. Esta enfermedad me llegó de sorpresa, no lo esperaba y el ser candidata al trasplante de hígado, es una gran sorpresa, una bendición que me pase, será la decisión de Dios, una oportunidad en un millón, mi familia está más unida ahora.

PAOLA REINOSO / Candidata a trasplante de hígado

Cuando yo tenía 14 años inicié con cambios en mi cuerpo, se me hinchaban las manos, las piernas, dice Paola Reinoso Cervantes. Mi mamá me llevó con el médico, fuimos a un hospital, sin embargo en ese momento no se detectó que se trataba de mi hígado.

En el año 2,000 cuando los padecimientos de la enfermedad fueron evidentes, los medicamentos que me recetaron no me ayudaron mucho. “A los 21 años de edad me dio varicela muy fuerte que me obligo a quedarme encerrada en mi casa por seis meses y trabajar desde ahí.” Nos asegura Paola entre pausas, al recordar lo vivido.

Debido a la varicela, que me dejo muchas cicatrices en el rostro, mi mamá me llevo con una dermatóloga quien me dijo que mis ojos estaban muy amarillos, nos recomendó ir con un gastroenterólogo; ya en ese momento mi piel también estaba muy amarilla. Buscamos al médico y me sometieron a una serie de exámenes, endoscopias, para ver cómo estaba mi hígado y luego de tantos estudios, se determinó que padecía de una hepatitis autoinmune.

A finales del 2018 baje demasiado de peso, mi cuerpo se hinchó, a parte de otras complicaciones. El médico me indicó que la única opción era un trasplante de hígado y saber que para ello se necesitan más de un millón de quetzales, fue aun más complicado. Pensar en vender la casa, hipotecar, sacar prestamos, tantas cosas y terminar con el patrimonio de la familia, es aún más difícil. Mi mamá ha estado conmigo desde mi niñez, mi padre falleció y nos ha tocado vivir esta gran prueba… dice suspirando Paola.

Esta situación me fue muy difícil, ya que disciplinarme, en especial con la dieta fue un gran obstáculo, a mi me gusta comer y me costó, asegura Paola.

Aparte de los padecimientos de la enfermedad, lo más fuerte fue ver la preocupación de mi familia; todos querían aportar y proponer soluciones y lejos de sentir una ayuda, esto me estresó más, al punto que pude ofender a quienes más quiero. Ella solo quería estabilizarse física y emocionalmente, para asimilar lo que estaba pasando, fue muy complicado, asegura.

Paola dice que desde el momento en que se enteró de la enfermedad, le pidió a Dios que la sanara, y le entregó su enfermedad. Ahora ha sentido más cerca a Dios, que le ha abierto puertas y estar muy cerca de hacer posible el trasplante, es algo que aun no puede creer.

“Hay muchas personas orando por mi y el haber llegado a FUNDAHEPA entre fe, tratamientos y exámenes, hoy ya me siento mejor”, dice. Aunque mi hígado no esté en perfectas condiciones, aún tengo tiempo para esperar el milagro de ser trasplantada.

Entre lágrimas que ahogan sus palabras dice: “uno de joven, tiene las ganas de vivir y hacer muchas cosas, pero talvez por miedo no las hace, pensando que no van a funcionar. Si Dios me da una oportunidad más de vida, quiero hacerlas realidad… quizás viajar, hacer cosas que me llenen, seguir estudiando con mi maestría, sueño con tener un bebé, estabilizarme en un trabajo que me ha costado hacerlo por el tratamiento que necesito de mi enfermedad. Y estar más tiempo con la familia para agradecerles su amor, tengo muchas cosas pendientes que hacer, tengo ganas de vivir… Esta enfermedad no es un castigo, no debe verse así o cuestionar a otras personas. Dios le manda a uno pruebas, una cruz, que sabe que puede superar con la ayuda de todos, seguir luchando, uno nunca está solo. Pensar que cada día, es una nueva oportunidad para cambiar y no volver a cometer errores”.

¿Cómo pueden contactar a FUNDAHEPA los pacientes que desean ser ayudados?

Si desean mayor información de cómo ser ayudados por FUNDAHEPA se pueden comunicar al PBX: 2442-5046 o  llenar el formulario de contacto, las instalaciones de la institución están ubicadas en: 17 Avenida 30-16 Zona 11, Ciudad de Guatemala.

® Todos los derechos reservados, Laboratorio Donovan Werke